Lumbociatalgia / Hernia de disco lumbar

Se caracteriza por dolor lumbar con irradiación a miembros inferiores. El dolor es preciso y bien delimitado. El 95% de los casos se deben a una compresión nerviosa por hernia de disco.

http://www.climba.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/lumbocitalgia.jpg

¿QUE ES?

El disco intervertebral está constituido por un núcleo pulposo compuesto en un 70-90% por agua y rodeado por un anillo fibroso. Son los responsables de la absorción y transmisión de cargas a la columna vertebral.

Las hernias discales pueden aparecer en cualquier momento de la vida pero su mayor incidencia se da entre las 3era y 4ta década de la vida.
Según estadísticas el 4-6% de las personas tendrán un hernia discal sintomática. Sin embargo el 21% entre los 20-59 años y el 36% mayor de 60 años tienen hernias de disco asintomáticas en resonancia magnética.

SINTOMAS

La evolución suele caracterizarse por una fase aguda con dolor intenso que irradia al miembro inferior que dura aproximadamente 2 semanas, seguido de una fase de mejoría del dolor en la pierna con empeoramiento del dolor lumbar que termina por resolver en 1 a 3 meses.

Si hay déficit neurológico asociado suele tener buen pronóstico con una recuperación que oscila de 6 semanas a 1 año dependiendo del déficit inicial.
El 80% de las hernias se reabsorben en forma total o parcial con el tiempo.

DIAGNOSTICO

La resonancia magnética es el estudio de oro para la patología discal. Se solicita en pacientes con signos o síntomas de riesgo o cuando la sintomatología supera las 6 semanas. Debemos evaluar la intensidad de disco y la presencia o no de hernias discales.

El electromiograma (EMG) puede ser útil para valorar afectaciones de los nervios y diferenciarlas de patología periférica o enfermedades neurológicas.

TRATAMIENTO

El tratamiento conservador es siempre la primera opción. Se indica reposo, corsés y tratamiento farmacológico. El mismo incluye el uso de antiinflamatorios no esteroides y corticoides. En casos de dolor muy intenso se pueden utilizar opioides.

Los bloqueos radiculares, facetarios o las inyecciones epidurales se puede indicar en pacientes con dolor radicular o facetario que no mejoran con el tratamiento convencional después de 4 semanas.

La cirugía es la ultima opción y se reserva para casos en que no hay respuesta al tratamiento conservador mas allá de 8 semanas o si hay deficit motor progresivo o que no mejora.

El objetivo principal de la cirugía es realizar la descompresión del canal y las raíces nerviosas para resolver el dolor. Luego, de acuerdo a la patología, puede requerir una estabilización con instrumental.